La educación es un derecho fundamental. Así viene recogido en el artículo 27 de la Constitución española. Su importancia es tal que todo lo relacionado con ella se encuentra en el texto jurídico más importante de nuestro país. Pese a todo ello, nunca ha existido unanimidad por parte de los dirigentes políticos en ninguna decisión referente a la educación. Tanta es la polémica que suscita la cultura y el saber de los ciudadanos más jóvenes que desde 1970 han tenido lugar siete leyes educativas diferentes. La Ley General de Educación se aprobó en el tardofranquismo, pero llegó a estar vigente hasta 1980. La siguió la LOECE, elaborada por el gobierno de Adolfo Suárez con la constitución de 1978 recién estrenada. Tan solo cinco años después llegó la Ley Orgánica del Derecho a la Educación (LODE) del Partido Socialista. En 1990 apareció la LOGSE también del PSOE, que introduce la escolaridad obligatoria hasta los 16 años. En 1995 el PSOE creó otra ley: la LOPEG. En 2002 el Partido Popular con José María Aznar promulgó otra ley: la LOCE, que nunca llegó a aplicarse porque tan solo 2 años después fue paralizada por Zapatero cuando llegó al Gobierno. En 2006 se creó la LOE, y con ella la polémica asignatura de Educación para la Ciudadanía. Por último en 2013, el PP lanza la Ley Wert, una ley con un gran número de opositores y llena de controversias.

 Ante esta enorme lista no es de extrañar que nuestros padres no sepan ni siquiera si de la carrera que nos están pagando vamos a salir graduados o licenciados. Tampoco nos extraña esa gente que tiene hijos en la ESO y nos pregunta preocupada a los universitarios qué pasará ahora sin la Selectividad. ¡Cómo si nosotros tuviéramos la respuesta!

 Hoy por hoy, no todo el mundo puede permitirse pagar una carrera a sus hijos debido a la situación económica española. Preocupadas por todo esto, nosotras hemos hecho una encuesta a 150 estudiantes universitarios preguntándoles si han recibido beca alguna vez, por qué, si creen que es justo nuestro sistema de becas, qué mejorarían de él y qué recomiendan a un estudiante que quiera conseguir una beca.

 Pese a las críticas por los incesantes cambios de leyes de educación, hemos de decir que tras la realización de las encuestas los resultados no son tan negativos en cuanto a la concesión de becas. El 56% de las mujeres y el 68% de los hombres universitarios han recibido beca. En ambos casos, la causa más alta es por la renta económica seguido por la movilidad. A pesar de estos resultados, nos sorprende que un 70% de los universitarios piensa que el sistema de becas es injusto. Por esta razón, les preguntamos también: ¿Qué mejorarías de este sistema? El mayor número de nuestros encuestados lo tuvo claro: hacer un estudio más individualizado de cada persona, estudiar su petición de beca y su caso en particular.

Además quisimos saber si ellos darían beneficios fiscales a las empresas que concedieran becas. Una amplia mayoría contestó que sí, sobre todo los hombres. Por último, les preguntamos ¿Qué recomendaría a un estudiante que quisiera conseguir una beca? Muchos se refugiaban en que sacaran buenas notas y estudiaran y muchos otros en que mintieran ¡Cómo somos en España! También algo esencial, aunque parezca obvio: no dejar pasar el plazo de solicitud, que conociéndonos seguro que alguna vez nos ha pasado. También aconsejan insistir y no dejar de pedirla nunca. A lo mejor te la han denegado dos años seguidos pero al tercero te la conceden.

 Por tanto, la educación es un tema que siempre va a generar controversia. Ha cambiado mucho con el paso de los años y la economía incide de forma directa en el sistema educativo. Por suerte en España tenemos una buena educación pública y pese a que mucha gente no pueda permitirse costear una carrera universitaria, un asiento en cualquier universidad pública cuesta mucho más caro de lo que realmente pagamos. Debido a la crisis que ha azotado a España en los últimos años se ha recortado mucho en recursos y los profesores tienen que lidiar en las aulas con un número aproximado de 100 alumnos por clase. Ojalá pronto el régimen económico se normalice del todo y se invierta en una de las mejores cosas que tiene España: su sistema público, un sistema público de calidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s